A pesar del empate la Monta vuelve a brillar ante el Girona B.

La Monta realizó un buen partido donde tuvo muy buenas sensaciones y ocasiones pero el filial del Girona resistió mostrando sus virtudes casi sin inquietar la portería gualdinegra. (FOTOS: SERGI GARCÍA)

DBC – Tras la victoria en Tona tocaba mostrar señales de recuperación en la Bombonera y, para ello, Raúl Paje pudo repetir el mismo once que consiguió los tres puntos hace una semana.

Aun así los guiones de partido siempre se modifican desde el primer segundo del encuentro y en la primera jugada un despeje de Joel Cañaveras provocó la lesión del central de la Monta y el primer cambio. Ese once inicial que lucía el míster de la Montañesa se veía modificado en el primer minuto con la entrada de Ismael Moyano por Joel.

Fue el primer contratiempo que, unido a los minutos de tanteo, le dio al Girona cierta ventaja mientras la Montañesa se adaptaba y se asentaba sobre el terreno de juego.

Pero poco a poco el equipo de Nou Barris fue carburando y pisando área rival con más asiduidad. De ahí vino la triple intentona cerca de la media hora de juego con una recuperación en el centro del campo de Eric Ruiz y el primer zapatazo lejano de Linares que tuvo que ser repelido in extremis por Lucas. El rechace le cayó a Gabaldón pero su disparo mordidito lo atajó sin problemas el guardameta.

La jugada parecía morir ahí aunque esa filosofía de sacar el balón jugado desde atrás provocó que Lucas sacara rápido y rasita cuando la Montañesa seguía asfixiando su propia área con una presión incansable. La recuperación de balón acabó con un primer disparo de Gabaldón que pegó en la espalda de un defensor y con un balón por banda izquierda que Izuchi lanzó modo globo para provocar una nueva intervención del portero gerundense.

Estaba bonito el encuentro y la Montañesa mostraba esa versión de las grandes ocasiones y que tantas alegrías le ha dado a la afición local. Mientras, el equipo de Sergi Mora ponía sobre el campo el desparpajo de sus jóvenes y el talento desbordante de Almena por banda derecha. El dorsal número 7 fue una auténtica pesadilla para los defensores de la Montañesa. Es cierto que partía desde la banda, pero alcanzó otras posiciones de ataque para incomodar a todos y fue el máximo exponente del filial del Girona.

En ese contexto de partido entretenido y con una falta que lanzó Moyano muy cerquita del palo de la portería de Lucas finalizó la primera mitad con el empate inicial.

El inicio de la segunda mitad nos trajo un segundo cambio obligado en las filas de la Monta. En solo 45 minutos Raúl Paje se quedaba sin sus dos centrales. Recuerden ustedes que en el primer minuto cayó lesionado Joel y el que se quedaba en el vestuario lesionado tras el descanso era Marc Rayo. Esta lesión obligó al entrenador a redistribuir sus piezas ya que el que entró al campo fue un atacante: Alex Amate.

La entrada de Amate supuso que Linares retrasara su posición al lateral diestro y que Xavi Murcia pasara a ocupar el centro de la zaga junto a Moyano.

Toda una reestructuración que no se notó en clave negativa. Al contrario, la Monta fue dominadora y señora de la segunda mitad. Los gualdinegros buscaron con ahínco la portería de Lucas y los cambios que introdujo Paje dinamizaron aún más el ataque.

Por su parte Sergi Mora también jugó sus cartas dando entrada a Papa, Dawda y Wadi. El filial del Girona lo intentó con  el portento físico de estos atacantes pero la defensa de la Monta, con un Moyano espectacular logró mantenerlos siempre a raya. Los únicos acercamientos gerundenses llegaron a balón parado.

En la recta final pudimos ver el retorno de Joaquín Peñalver tras una lesión muscular que lo ha mantenido alejado del terreno de juego durante siete jornadas. Volvió con su chispa habitual y revitalizó la banda izquierda pero ninguno de los intentos fructificó y el marcador no se movió.

Un empate final que quizás sepa a poco visto las intentonas de la Monta por perforar la portería de Lucas pero que mantiene la línea ascendente del equipo, volviendo a competir de manera excepcional con la fórmula que tantos éxitos le ha dado al míster desde que llegó a Nou Barris.

En la próxima jornada visitamos a un viejo conocido de batallas de antaño. L’Escala será el rival el próximo domingo a las 12h.

CLICA AQUÍ PARA VER LA FICHA DE PARTIDO