La Monta vence al Badalona y sigue haciendo soñar a Nou Barris.

Una Monta muy sólida en defensa limitó por completo la capacidad ofensiva del Badalona y consigue una nueva victoria que mantiene la imbatibilidad de los gualdinegros en Nou Barris. (FOTO: DANIELA VALDÉS)

DBC – Debutaba Gerard Albadalejo a domicilio después de haber ganado la semana pasada en Badalona frente al Vilafranca. Y esa predisposición a cambiar el rumbo nos mostró a un equipo escapulado que quiso plantar cara de inicio con una presión alta sobre la salida de balón de la Monta y con sensación de peligro en zona ofensiva cada vez que se acercaban al área local.

Pero ese guion inicial del técnico visitante solamente duró los primeros 20 minutos de juego. En ese periodo de tiempo el equipo badalonés tuvo una ocasión a los 5 minutos que obligó a Eric Fernández a cazar la pelota sobre la misma línea de gol a lanzamiento de Toni Larrosa.

A esos compases iniciales de cierta superioridad visitante respondió la Montañesa con un lanzamiento desde la frontal del área de Joaco que pudo atajar sin problemas Craviotto.

A medida que avanzaron los minutos, la Montañesa comenzó a imponerse y a dominar el juego en posesión y en sensación de peligro. Fue ahí donde Linares, a los 24 minutos, tuvo una buena incursión por banda derecha y su centro lo atrapó el guardameta justo antes de que Izuchi pudiera rematar.

Unos minutos después, a la media hora de juego, el propio Izuchi fue derribado en la frontal del área. La falta, bien señalada por el colegiado, se la adjudicó Joaco que plantó la pelota con mimo y lanzó a la portería de Craviotto entre la marea humana que se encontraba en la barrera. Su disparo, una semana más, se estrelló en el palo.

Lo siguió intentando la Montañesa en los compases finales del primer tiempo ya con el dominio del balón y con un Badalona incapaz de lanzar presión alta que mostró al inicio del partido. Aun así el dominio gualdinegro no se tradujo en goles y la primera mitad finalizó con el empate inicial 0-0.

La reanudación nos debía deparar una segunda parte más interesante donde la salsa del fútbol hizo acto de presencia. Y la fiesta comenzó pronto, a los 48 minutos, intervinieron tres de los jugadores más en forma del equipo. Eric Ruiz con una visión de juego envidiable, a un solo toque, envió el balón en profundidad para la internada de Marc Muñoz. Los defensores cerraron bien la entrada de Joaco por esa banda pero no esperaron que la carrera de Marc Muñoz tuviera éxito.

¡Y tanto que lo tuvo! El lateral de la Monta creyó ciegamente en llegar a ese balón y sorprendió a todos con un centro bombeado hacia el punto de penalti. Allí se estableció la conexión con Jonathan Linares que remató certeramente de cabeza para anotar el 1-0.

Llegó la apoteosis a Nou barris y estalló de alegría una Bombonera pero el rival no era fácil de doblegar y solo unos instantes después el CF Badalona tuvo la ocasión más clara del encuentro.

Un balón cedido atrás por Joaco sorprendió a los defensores de la Monta que se encontraban descolocados y dejó solo a Toni Larrosa frente a Eric Fernández. En el mano a mano la partida la ganó el delantero escapulado que regateó al guardameta y encaró portería completamente solo. La jugada acabó de manera cómica y feliz para la Montañesa.

Fue una de esas jugadas donde todos cantamos el gol antes de que entre. Era tan sumamente fácil meterla a puerta vacía que Larrosa se resbaló justo cuando iba a rematar y el balón lo recuperó Xavi Murcia para salvar una situación muy comprometida. ¿Suerte? Puede ser, pero el fútbol te devuelve lo que otras veces te quita.

En los minutos posteriores comenzó el baile en los banquillos. Movieron sus piezas Paje y Albadalejo buscando apuntillar el resultado uno y el empate el otro. ¿Quién ganó esa partida? Pues a pesar de que el Badalona lo intentó, fue Paje quien se llevó el gato al agua con una Montañesa defensivamente irrompible y con la fórmula de los dos puntas en ataque que desquebrajó a la defensa escapulada.  Albadalejo lo intentó colocando a Estellés como atacante pero eso solo sumó alguna falta en la falta en la frontal y constantes interrupciones en el juego fruto del choque de trenes entre el central del Badalona y el capitán de la Monta Ismael Moyano.

Por esas interrupciones el partido se alargó 6 minutos y en una internada por banda izquierda Hugo Caroz cometió un inocente penalti sobre Marc Gabaldón. Wilber Hurtado no lo dudó, plantó es esférico en el punto de los 11 metros y batió a Craviotto con  mucha sangre fría. Era el 2-0 y la sentencia del partido justo antes de que Enric Bureu hiciera sonar el silbato para señalar el final.

Los chicos de la Monta celebran la victoria frente al Badalona.

Por presupuesto y por plantilla está claro que el CF Badalona estaba llamado en el mes de agosto a ser uno de los gallos de la categoría. Por su parte, la Montañesa, con una media de edad de 22 años y con uno de los presupuestos más bajos, ha sido considerada siempre como un equipo candidato a estar en parte baja de la tabla. Pero el fútbol es como es y solo atiende a las lógicas de lo que vemos domingo a domingo y premia el ímpetu de una plantilla muy bien trabajada por Raúl Paje y su cuerpo técnico.

Precisamente esa actitud y ese trabajo del CT han situado a la Montañesa en zona de play off de ascenso con una extraordinaria racha de 10 partidos sin conocer la derrota. El Badalona fue la última víctima de esta Monta insaciable. El próximo rival, tras el puente de la Inmaculada, será la UE Castelldefels en els canyars (17/12/2023).

CLICA AQUÍ PARA VER LA FICHA DE PARTIDO