La Monta cae ante el colista en un partido con dos caras.

Derrota ante el colista en un partido marcado por la eficacia del rival y el poco acierto gualdinegro de cara a puerta. (FOTO: DANI – UE RAPITENCA)

DBC – La expedición de la Monta partió el sábado hacia La Rápita con la idea de pasar un fin de semana de convivencia y hacer piña para esta segunda vuelta de campeonato. La idea de la Junta Directiva, respaldada por nuestro sponsor Pérez Guzmán, fue buena y el ambiente durante los dos días  fue distendido.

Cuestión a parte fue la futbolística. El equipo de Nou Barris llegaba a la Devesa con mejores sensaciones después del enfrentamiento frente al Prat pero sumando ya cuatro partidos sin lograr la victoria. Se trataba de romper la racha frente al farolillo rojo aunque la tarea no era fácil y finalmente el balón decidió que la racha se prolongue por cinco jornadas.

El once inicial que plantó Raúl Paje sobre el césped del Estadio de la Rápita solo incluía un  cambio respecto a los hombres que empataron contra el Prat. Ese cambio se produjo en la banda izquierda con la marcha de Bargalló y la entrada de Alex Amate.

Los primeros minutos del encuentro fueron de igualdad y con una U.E. Rapitenca que buscaba la pausa para evitar la intensa presión de la Monta.

Se trataba de calmar la salida de los gualdinegros para ir cogiendo ritmo de partido y los chicos de Jordi Martín lo consiguieron.

Tras ese inicio igualado la Monta comenzó a mandar. Poco a poco la presión de los visitantes surgió efecto y la Rapitenca no era capaz de hacer circular el esférico. Sobre la media hora de encuentro el dominio de los chicos de Raúl Paje era absoluto.

Aún así ese dominio no se tradujo ni en goles ni en ocasiones claras y los minutos fueron avanzando sin conseguir ponerse por delante en el marcador. Con el 0-0 se llegó al descanso.

Justo antes de comenzar el segundo acto insistía Raúl Paje a sus chicos que no debía pasar lo mismo que en Mollerussa. El equipo estaba bien plantado, había mostrado superioridad ante el rival y solo faltaba ponerle la guinda al pastel sin sobresaltos.

Pero esto es un juego de dos y evidentemente Jordi Martín también corrigió a los suyos para dar un pequeño paso adelante que cambió el encuentro en la segunda mitad.

La Monta se mantuvo en la línea de la primera mitad y la Rapitenca dio un paso adelante. Eso se tradujo en unos minutos de fútbol lúcido para ambos equipos que buscaban el área rival con insistencia. Un intercambio de golpes entre ambos contendientes con una ocasión clara para Kevin Alarcón por parte de la Monta y una de Mario para la Rapitenca.

Podemos decir que el partido estaba bonito, que se estaba pisando área y que el público tenía un buen entretenimiento.

Lamentablemente para los intereses de la Monta la historia se repitió. La falta de acierto en esos acercamientos al área nos condenó y, de nuevo, el rival sí aprovechó su empuje para ponerse por delante en el marcador.

Al igual que el día del Olot volvimos a fallar a balón parado. Una falta lateral, centrada por José Carlos fue desviada por Montoya al fondo de la red. De manera fortuita, con un gol en propia puerta, la Rapitenca se ponía por delante en el marcador. 1-0 en el minuto 62.

Ese gol hizo daño a los gualdinegros mientras que los azulones de la Ràpita se vieron espoleados. Tanto fue así que en una jugada casi inmediata al gol, una incursión de Titi dentro del área de la Monta provocó la barrida de Joel Cañaveras.

El colegiado no dudó lo más mínimo y señaló el punto de penalti. En menos de cinco minutos el equipo de Jordi Martí podía decidir el encuentro en dos acciones desafortunadas de la zaga de la Monta.

Ahí volvió a surgir la figura de Eric Fernández. El guardameta de la Montañesa ya salvó los muebles ante el Vilafranca y volvió a hacerlo en la Rápita.

Se plantó Airam en el punto de los once metros, cogió carrerilla indeciso, paró justo antes de lanzar y… atajó Eric en un lanzamiento a lo Panenka flojito y por el centro.

Muchos dirán que estuvo mal lanzado y que era fácil de parar pero cabe señalar que la sangre fría del guardameta le hizo mantenerse firme en el centro sin vencerse hacia ningún costado y eso provocó el lanzamiento erróneo del jugador local. Era el minuto 65 y la Montañesa se mantuvo viva gracias al guardameta.

Tocaba remontada y cabe decir que los nuestros lo intentaron. El equipo de Jordi Martín comenzó a replegar líneas y buscar la contra decisiva mientras la Monta acumulaba hombres en ataque para intentar lograr el empate o darle la vuelta al resultado.

La entrada de Izuchi y el debut de Martí Alonso le dieron otro aire al equipo pero no el suficiente para lograr el empate.

Finalmente el marcador no se movió, 1-0,  y los tres puntos se quedaron en tierras tarraconenses dándole aire al colista y sembrando dudas en la parroquia de Nou Barris. Queda mucho camino por recorrer y estamos seguros que tanto el cuerpo técnico como los jugadores serán capaces de darle la vuelta a esta situación para asegurar el objetivo y disfrutar de las últimas jornadas sin agobios.

La primera oportunidad para lograrlo será el próximo domingo a las 12h contra el Reus FC Reddis en la Bombonera.

CLICA AQUÍ PARA VER LA FICHA DE PARTIDO