La Bombonera vive una victoria y celebración contra el Castelldefels.

La Monta se hace con los tres puntos ante un inoperante Castelldefels y con un ambiente de gala en Nou Barris. (FOTOS: SERGI GARCÍA)

DBC – Después de semanas de sufrimiento el sprint final del campeonato está siendo para la Montañesa. El rival de esta semana llegaba a la Bombonera con unos números de colista y sin ningún atisbo de mejoría pero existía el aura de partido trampa de esos que se complican y te aguan la fiesta.

Repetía el once Raúl Paje de la pasada semana en Badalona. Un once de garantías y un banquillo de lujo para afrontar con mucho ímpetu lo que resta de temporada. Al contrario le sucede a Miki Carrillo con una plantilla plagada de bajas y de veteranos que no están rindiendo al nivel esperado.

Aun así el equipo dels Canyars mantuvo el tipo en la primera mitad. Cabe decir que quizás fue más demérito de la Monta que un acierto del equipo visitante. La Monta se hizo con el control del encuentro desde el primer minuto, la Unió Esportiva Castelldefels limitaba sus acciones a defender bien y mantener una intensidad acorde con la que exige la Montañesa en su feudo.

Fruto de esa intensidad Cano cazó un lanzamiento desde la frontal a los 5 minutos que pasó muy cerquita del palo derecho de la portería de Éric Fernández.

A esta jugada respondió Moyano, muy activo en el día de hoy, con un remate de cabeza que se marchó muy cerquita de la portería de Antonell.

Volvía a pisar área la Montañesa a través de Martí Alonso estuvo en la batalla con los centrales y tuvo la oportunidad de disparar a los 20 minutos. El joven delantero de la Montañesa caracoleó dentro del área y su disparo se fue por encima del larguero.

La última ocasión de la primera mitad volvió a ser para el capitán. Tras un saque de esquina el balón le llegó a Moyano en el segundo palo. El central de la Monta remató tal como le vino y su disparo, de nuevo, se fue por encima de la portería de Antonell.

Llegamos al final del primer tiempo con la sensación de superioridad para los chicos de Raúl Paje pero sin un juego ofensivo suficientemente contundente como para superar al Castelldefels.

En el descanso pedía Paje una marchita más a todos sus jugadores para tratar de superar la intensidad del equipo de Carrillo.

Le hicieron caso los suyos y la Montañesa se vio más ágil buscando los espacios. En este escenario cabe destacar la banda derecha donde Murcia y Linares desarbolaron por completo a los defensores visitantes generando peligro constante.

Precisamente fue Linares el que envió un centro envenenado a los 52 minutos que Alba pudo enviar a córner in extremis. Cualquier desvío podía acabar en la red pero finalmente el balón se fue a córner.

Con la Monta volcada y sintiéndose muy superior a su rival quizás llegó la jugada más peligrosa del Castelldefels. Un balón robado a los 58 minutos tras un ataque de la Monta supuso una contra clara para los chicos de Carrillo. Eran 5 para 3. Los tres defensores de la Montañesa estaban en inferioridad pero Velasco no pudo darle sentido a la jugada y esa contra quedó abortada.

A los 62 minutos movió el banquillo el míster local con un triple cambio encaminado a apuntillar al rival. Wilber, Gabaldón y Joaco entraban sustituyendo a Martí, Montoya y Suaibo.

Aire fresco para el ataque que, en la primera jugada, dio sus frutos: Un balón que peleóp con gallardía Kevin Alarcón acabó con un pase para Wilber que estaba preparado para disparar a puerta. ¡Lo tumbaron! La caída del delantero gualdinegro pilló muy cerca al colegiado Pol Curiel quien no dudó y marcó el punto de penalti.

El propio Wilber anotó la pena máxima a la derecha de Antonell e hizo estallar la Bombonera. 1-0 a los 65 minutos. Lo más difícil ya se había logrado.

A partir de ahí quedaba aprovechar la velocidad y los espacios que debía dejar el rival y sentenciar con un segundo gol. Con esa intención entró Izuchi y posteriormente Amate.

Se estaba gustando la Monta mientras el equipo de Carrillo quería pero no podía. En ese guion de partido Joaco tuvo la ocasión más clara para el segundo a los 75 minutos. Una incursión por banda izquierda finalizó con un potente disparo cruzado de Joaco que acertó a despejar Antonell in extremis. ¡Uiiiiii! Gritó la Bombonera que sentía como se había escapado el segundo gol por milímetros.

En una jugada posterior, mostrando la superioridad infinita de las bandas de la Monta sobre el Castelldefels fue Linares quien logró una penetración por derecha y en el mano a mano contra Antonell envió la pelota al lateral de la red. Era el minuto 78.

La última jugada peligrosa para la Montañesa llegó en la recta final a balón parado. Joaco, que le ha pegado a la madera en varias ocasiones esta temporada, tuvo un tiro libre en la frontal casi sobre el tiempo cumplido pero su balón se fue muy cerquita de la escuadra sin llegar a ver portería.

Con esta jugada y tras cuatro eternos minutos de añadido finalizó un buen encuentro de la Montañesa que dejaba los tres puntos en casa, permitía sumar la tercera victoria consecutiva, prácticamente asegurar la permanencia en tercera federación la próxima temporada (es virtual aunque no matemática) y permite soñar a una afición que ve como se afrontarán con más tranquilidad los tres encuentros que quedan frente a Hospi, Mollerussa y Olot.

Merecida victoria y merecida fiesta en Nou Barris.

CLICA AQUÍ PARA VER LA FICHA DE PARTIDO